un poema diferente

…Y se encontró de pronto frente al mar

miró hacia sí mismo y vio el sol,

caminó firme, voló libre,

mostró su esplendorosa luz…

Anónimo.

Un hermoso ejemplo de buena autoestima. Sobre todo si nos damos cuenta de que esta luz, es sólo un reflejo del sol, a veces intenso y ardiente, a veces tenue y apagado, pero como nuestro espí­ritu o alma o ser. Siempre presente en el instante…

Otra lectura del poema ” la mujer que pasa”

Es curioso como cuando hablamos de la autoestima, olvidamos algunos de sus matices mas importantes. Se nos olvida que lo que la hace tan importante, es que nos ayuda a conformar nuestra identidad, o su ausencia, anula nuestra identidad. El poema que aparecio la pasada semana hace una referencia a esto precisamente. Habla de lo que le ocurre a una niña, rapaz en la lengua de mis abuelos, cuando se convierte  en mujer, cuando se da cuenta de que los hombres miran sus formas mas o menos abultadas, y sobre todo, cómo la mira aquel chico que a ella le gusta tanto. Su andar es diferente, porque ahora mueve sus caderas para reafirmarse. Es importante para ella que la miren, sentirse observada, querida o deseada. Si lo consigue, su autoestima como mujer, se creará o crecerá. El erotismo será una parte importante de su persona, le pueda dar mas confianza. Le ayudará a aceptar los importates cambios de su cuerpo, se podrá querer un poquito mas. Estará mas cerca de su equilibrio dinámico, de una cierta sensación de Paz.

Dedicado a todas la niñas, que como mis hijas, han dejado de ser niñas, para transformarse en mujeres radiantes y con un poco mas de confianza en ellas mismas.

Cada dia…

Cada día hay nuevas luces y sombras.

Cada día soñamos y despertamos.

Cada día sentimos la muerte y la ignoramos.

Cada día sonreímos, y no nos acordamos.

Cada día escuchamos música y lo olvidamos.

 

Cada día, cada segundo, cada instante somos amor.

Cada día lo vemos detrás de la ventana.

Cada día entre las rejas

que nos impiden salir o entrar.

                                                                                                                   ©Teo. San José. 2.012

Con este texto que habla del continuo instante que es nuestra vida, nuestro sentir y sentirnos; iniciamos el recorrido de este Blog.

Es un espacio de creación donde, cada uno de vosotros, lectores, podéis opinar, compartir, informaros de las actividades y sobre todo participar en la hermosa sensación de vivir, estar vivo y, en ese rinconcito vuestro, buscar, sentir un poquito de Paz.

Esta idea de Paz, no es un premio que uno merezca o se encuentre casualmente. Tampoco es la decisión de aquellos, ajenos a nosotros, que se sienten tan bien decidiendo los destinos de los demás.

Nuestro concepto de Paz habla de niños que no se pegan; de adultos que sonríen y son capaces de compartir, hasta sus sentimientos. De actitudes que se van modificando a medida que nos hacemos conscientes de quiénes somos y de lo mucho que podemos sentir y compartir con nosotros mismos. Algo que podemos ir construyendo cada día.

Es un espacio para los Toltecas, es decir para los artistas. Entendiendo como tales a todos los que decidimos crear nuestra vida; algo que todos hacemos, conscientes o inconscientes. Aquí vamos a ver formas sencillas de hacerlo.

Como lugar de encuentro, tiene sombrillas, para que no nos queme el sol y tiene chimeneas encendidas, para que no nos agriete el frío. Tiene hasta direcciones en este mundo, donde se vive en paz y de otra manera.

A todos aquellos que habéis estado en una de mis conferencias o talleres poco os puedo decir, ya lo habéis experimentado. Se puede hacer consciente la autoestima, se puede crecer con ella, se puede ser mas auténtico, más uno mismo. Es la autoestima la palabra, el concepto que nos ayuda a ser más nosotros mismos y estar más en Paz.

Gracias con amor.

Todo está bien. todo está en Paz.