Bendito seas, humilde poeta…

Han pensado ustedes lo mucho que cambiaría nuestro mundo, si el universo del arte se creyese a si mismo. Si sólo la mitad del mismo o un pequeño 10% creyeran que la definición del arte  podría ser algo así como:

¿Es el arte la capacidad humana que permite trasladar a los sentidos las percepciones del Alma?, bastan apenas estas pocas palabras para que el contexto y el efecto del trabajo de los aristas, de todos, tanto los que tienen éxito,como los que no, tanto los aficionados como los profesionales, tanto en adultos , como en niños; permitiese transformar nuestras vidas.

Un Concepto así, hecho realidad nos lleva a poder ayudar a toda la sociedad a conocerse un poco mejor, a recibir el regalo que supone una creación artística para el Alma de quien la disfruta, observa o vive. ¿Cuando van a tomar en serio su papel los artistas?, ¿Cuando se van a dar cuenta que su misión también es ayudar a trasmitir sentimientos, emociones y sensaciones de Paz y amor?. Que no sólo el ideal del artista es vivir como un rey de sus exabruptos mas o menos acertados, de sus genialidades mas o menos acertadas. Ser artista supone tener un compromiso con la humanidad, “Has recibido la capacidad de materializar lo que sientes, de hacer que muchos puedan sentir su propia Alma a través de tus obras” y ¿cuando das las gracias a ese espectador que con su presencia da sentido a la plasmación de tu sentir.? ¿Cuando se va a educar a los artistas en el compromiso que han de adoptar con su sociedad.?

No olvides “Artista” que tu puedes trasmitir, descubrir, generar ese sentimiento, sentido, experiencia, como quieras llamar, de Paz. Porque eres capaz de llegar, tocar al Alma.

Bendito seas, humilde poeta, en ti se hace realidad cada día este milagro.

©Teo. San José. 2.012.

Compártelo:

Deja un comentario